La necesidad de movilización social ante la emergencia climática

Carmen Madorrán, Manuela Mesa y Luisa Martín Rojo marcan presencia en el evento “Es hora de tomarse en serio la emergencia climática” y reafirman el compromiso de la Cátedra de la UNESCO en Educación para la Justicia Social de la UAM con la crisis climática. 

El día 5 de abril tuvo lugar en la Universidad Autónoma de Madrid el evento Es hora de tomarse en serio la emergencia climática”. El acto, organizado por la facultad de Filosofía y Letras, contó con la participación de Carmen Madorrán, Manuela Mesa y Luisa Martín Rojo, todas miembros de la Cátedra de la UNESCO. 

 

El evento, celebrado poco después de la publicación del nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, buscó traer a la luz la importancia y urgencia de tomar medidas que aborden la situación climática, pues estamos al borde de un colapso climático.

 

Entre las intervenciones que se sucedieron durante la jornada, se destacó como la crisis climática, la disminución de las capas de hielo, el aumento del nivel del mar, la escasez del agua, etc. representan serias amenazas para la paz mundial. Además, como se señaló, no podemos olvidar que estos cambios están atravesados por las desigualdades de género, y una vez que son las mujeres las más afectadas. Las mujeres constituyen la mayoría de la población más pobre del mundo y son también las más dependientes de los recursos naturales que están amenazados por la crisis climática. 

 

Se debatió también la situación de migración forzada por causas climáticas a las que se enfrentan miles de personas. Estando cada vez más claro que la inmigración no se trata de problemas apenas de los países del sur global, sino que es un tema de responsabilidad global. De esta manera los ponentes nos llevaron a pensar en distintas formas de reconocimiento de los derechos de los inmigrantes para proteger legalmente a estas personas y asegurarles un lugar digno donde puedan vivir, así como la necesidad de textos internacionalmente vinculantes dirigidos a paliar esta situación. 

 

Se reivindicó también la importancia del activismo en el mundo científico. La formación universitaria está cada vez más especializada y es necesario generar estudios interdisciplinares que brinden una visión más global en el campo académico y que se pueda convertir en acción colectiva.

 

Ciertamente existe una preocupación universal con la pauta ambiental, pero esta preocupación no se ha traducido en cambios cuando estamos atravesando un proceso de agotamiento de los recursos naturales. En ese sentido los expositores invitaron a cambiar la mentalidad de que solo es posible hacer algo desde arriba y empezar a convertir nuestra indignación en movilidad. Así como dijo una de las ponentes inspirándose en Gramsci «Es necesario tomar partido y dejar de mirar por la ventana, combatiendo la indiferencia ante el cambio climático».