Próximo número de la Revista Internacional de Educación para la Justicia Social dedicada a “Educación, Democracia y Justicia Social: Miradas desde América Latina”

El volumen 9(2), correspondiente a diciembre de 2020, de la Revista Internacional de Educación para la Justicia Social (RIEJS) estará dedicada a “Educación, Democracia y Justicia Social: Miradas desde América Latina”. El número es coordinado por Angelo Vittorio Cenci (FE-UPF-Brasil) y Margarita Sgró (FCH-UNICEN-Argentina).

La fecha tope de recepción de artículos es el 1 de mayo de 2020.

Las democracias latinoamericanas viven momentos inciertos, revueltas populares multitudinarias expresan resistencias, indignación y reclamos variados en países como Chile, Ecuador y Colombia. Brasil está en un proceso político particular con un Presidente elegido democráticamente, que impone un gobierno neoliberal y marcadamente autoritario. Bolivia, por su parte, sufrió un Golpe de Estado militar al viejo estilo de las interrupciones del siglo XX. Los golpes militares se han dado con la complicidad de los poderes fácticos, cada vez que éstos lo han decidido, como una constante para frenar procesos políticos que, a grandes rasgos, llevaban a cabo políticas de redistribución de la riqueza y reconocimiento de derechos para los sectores sociales más vulnerables. Como se sabe, en América Latina, la distribución de la renta es extremadamente desigual. En este sentido, la desigualdad es un problema de larga data y tiende a ser el más preeminente en todos los países.

A comienzos del presente siglo Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Paraguay, Uruguay y Chile, coincidieron en gobiernos encabezados por fuerzas políticas de claro corte progresista, denominados como Socialismos del siglo XXI, Populismos, o Movimientos nacional populares, que con características propias de cada país desarrollaron procesos de reparación social, reconocimiento de derechos y distribución de la riqueza. Esos gobiernos progresistas fueron derrotados por elecciones libres como en Argentina o por golpes de estado militares como en Bolivia o golpes no tan tradicionales como el sufrido por la Presidenta de Brasil Dilma Roussef, en 2016 o del Presidente de Paraguay, Fernando Lugo. Hoy, con excepción de Argentina, domina el panorama político, una restauración neoliberal, conservadora y neocolonial. Caracterizada por la subordinación económica y política a los lineamientos de Estados Unidos, la renuncia a la Soberanía nacional y la concentración acelerada de la riqueza. Como consecuencia renacen y se profundizan la pobreza, el hambre, la falta de viviendas y de condiciones mínimas para una vida digna.

Sin embargo, ninguno de estos procesos de pérdida de derechos se ha dado sin exponer con crudeza las demandas de igualdad, justicia social y reconocimiento de derechos de pueblos como el chileno y el colombiano que, hasta hace poco tiempo eran vistos como los modelos exitosos del neoliberalismo. Estrategias diversas de resistencia y oposición, muestran la indignación de millones de hombres y mujeres dispuestos a salir a las calles descubriendo en el mismo acto, el valor de la lucha colectiva.

Merecerán más reflexión las protestas espontáneas y multitudinarias, las demandas de participación política y libertades públicas. El reclamo por derechos elementales como salud y educación gratuitos, ellos constituyen el presente de muchos de nuestros países y la muestra de que en esas demandas hay un sentido profundo de igualdad y de justicia que comienza a expresarse públicamente, que busca articular reclamos diferentes y al fin, nos arriesgamos a decir, las voces que los representen (…)

Más que sumar autores a una revisión teórica sobre estos temas, nos interesa recuperar el registro situado para pensar cómo éste ha gravitado en la recuperación de los debates en torno a la igualdad, la justicia social y la educación desde Latinoamérica. Espacio y tiempo tiñen las apropiaciones teóricas, subrayan particularidades y priorizan problemáticas, crean condiciones peculiares para producir saberes y experiencias con el sello distintivo de nuestro presente.

Se espera que los trabajos aporten herramientas para pensar la justicia social, la democracia y la educación desde nuestro horizonte espacial y temporal.

Convocamos a participar de este número con la convicción de que la complejidad del presente nos obliga a un esfuerzo de recuperación y síntesis de diversas tradiciones, así como a un esfuerzo de invención que no solo nos permita contribuir con un saber crítico a esclarecer problemas, sino también con la aspiración de que este saber se constituya en una práctica emancipadora.

Más información en: 

Related Posts