Prevención de ahogamientos y accidentes en el medio acuático

El objetivo principal de esta línea de trabajo es disminuir el número de ahogamientos y accidentes en el agua. Estas causas de muerte accidental impactan de forma desigual en la población, siendo las personas que viven en entornos de pobreza y marginalidad, las que se ven más afectadas por este problema mundial. Por todo lo anterior, se presentan las siguientes propuestas de intervención:

    • Promover la Justicia Social mediante la inclusión generalizada de conocimientos y competencias relacionadas con el medio acuático en los currículos de las enseñanzas obligatorias. La puesta en práctica de esta medida garantizaría que todas las personas tuviesen la oportunidad de ser autónomas e independientes dentro del agua y, de ese modo, conseguir que las personas desfavorecidas no queden excluidas del derecho a relacionarse con este medio de forma segura. En definitiva, se trata de democratizar el acceso al agua desde las edades más tempranas, para que todas las personas consideren el agua como un medio en el que se puede mejorar la salud, desarrollar la condición física, disfrutar del tiempo de ocio o encontrar una salida profesional.
  •  
    • Priorizar la protección de las personas más proclives a sufrir un ahogamiento, como son las personas con bajo nivel de competencia en el agua, las personas con diversidad funcional o personas que padezcan alguna patología que pueda comprometer su autonomía en este medio y las personas que viven en entornos de pobreza y marginalidad.
  •  
    • Empoderar a toda la población para que sepa identificar y seleccionar aquellos espacios, transportes e infraestructuras acuáticas que dispongan de las medidas de seguridad necesarias y adaptadas a todas las personas. El aumento de la capacidad crítica de la población contribuirá a que, las autoridades e instituciones competentes proporcionen los recursos necesarios para que la relación con el medio acuático sea más segura, inclusiva y socialmente justa.
  •  
    • Investigar sobre aquellos factores que influyen directamente en la seguridad de todas las personas que hacen uso del medio acuático, como son: factores de riesgo, socorristas, materiales de rescate, dispositivos para la prevención del ahogamiento, instalaciones, etc. Los resultados de estas investigaciones deben servir para justificar la aplicación y puesta en práctica de medidas que mejoren la seguridad de todas las personas y, por lo tanto, contribuyan a la Justicia Social.
  •  
    • Promocionar la modalidad deportiva del salvamento y socorrismo, “un deporte que salva vidas”, que fomenta la solidaridad entre los seres humanos y que dota a sus deportistas de las competencias necesarias para rescatar del agua a las personas que lo puedan requerir.